Poemas para mamá

En esta sección te presentamos los más hermosos poemas para dedicar a una madre en su día especial. El mejor regalo que podemos entregarle a nuestras madres no es algo material, sino el hecho de demostrarle con hermosas palabras todo el amor que les tenemos, amor que a veces no podemos expresar a diario.

Estos hermosos poemas para mamá te ayudarán a encontrar las palabras perfectas para decirle a tu madre lo hermosa que es y lo mucho que la amas, además del eterno agradecimiento por darnos la vida.

Poemas para mamas cortos

Madre

Eres tú la luz de mi existir,
faro sin igual en mi vivir.
Eres tú canción de amor,
que brota en flor,
no se podrá nunca medir tu corazón.
Madre como tú nadie jamás,
mi dulce quietud tú lo serás,
y por eso madrecita,
hoy te vengo a decir
esta oración que lleva
en ella mi gratitud.

Anónimo

Poesía infantil a mamá

Mamita, mamita que linda que estas,
mirando estas flores que tu hija te da,
sonríe, sonríe mi linda mamita
mis ojos te miran tu dulce carita,
pareces princesa , princesa real
vestida de fiesta, mi dulce mama.

Eres mi único amor

Desde aquel día
que me llevabas en tu vientre
y me exponías a la gente
diciendo que yo era el espermatozoide mas valiente
creaste en mi un lazo de amor omnipotente
capaz de hacer milagros con la mente
porque un amor de madre es único y verdadero
y solo lo siente el corazón mas sincero.

Mejores poemas para mamá

Mamá

Estaba oscuro…
Solo el rayo de la luz de tus ojos.
Me enseñaste a respirar
y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.
Soñaba con colores
y te imaginaba hermosa,
fueron nueve meses en un mundo rosa.
Crecí de a poco con tu calor
me alimentaba con tus caricias
y frases de amor.
El momento llegaba
iba a conocerte,
estaba muy protegida
con miedo de perderte…
Se hizo la luz
una mañana de febrero,
mamá ahí estabas tú
tan maravillosa y tan dulce
como te había imaginado.
Aprendí con el correr del tiempo
y en mis andanzas peligrosas
de cada uno de tus consejos
valorados en cada acto
de mis diecinueve años,
y soñando cada vez
que me encuentro lejos,
con tus palabras
que envuelven mis vivencias
y acobardan los miedos
de mi juventud.

Luciana Carelli

Dulzura

Madrecita mía,
madrecita tierna,
déjame decirte
dulzuras extremas.
Es tuyo mi cuerpo
que juntaste en ramo;
deja revolverlo
sobre tu regazo.
Juega tú a ser hoja
y yo a ser rocío:
y en tus brazos locos
tenme suspendido.
Madrecita mía,
todito mi mundo,
déjame decirte
los cariños sumos.

Gabriela Mistral

Amor Verdadero..

Desde mi corazón un poema te dedico yo
Desde el que a este mundo llegue yo
Con tus manos me acariciaste y solo me diste amor.

Junto a ti madre todo siempre tengo 
Como un amor puro y sincero.

Tu siempre me quiere así como soy
Y más que mi madre eres mi mayor inspiración. 

Contigo todo tengo y sin ti es devastador
Y si un día me llegara a faltar tendré 
Un corazón desgarrador. 

Soy esa estrella en el cielo azulado 
Que brilla más cuando estas a mi lado.

Tu madre mía no haces nada mas 
Ni nada menos que acompañarme desde lejos.

Eres tu mama lo mas bello que tengo
Eres tu mama el amor más sincero.

Mama por que a mi lado siempre esta
Cuando necesito tu amor, consejo y amistad

Le pido al señor que me dé la bendición 
De tenerte muchos años y disfrutar de tu amor.

¡Madre mía!

Cuando los ojos a la vida abría,
al comenzar mi terrenal carrera,
la hermosa luz que vi por vez primera
fue la luz de tus ojos, ¡madre mía!.

Y hoy que, siguiendo mi escarpada vía,
espesas sombras hallo por doquiera,
la luz de tu mirada placentera
ilumina mi senda todavía.

Mírame, ¡oh madre!, en la postrera hora,
cuando a las sombras de mi noche oscura
avance ya con vacilante paso.

Quiero que el sol que iluminó mi aurora
sea el mismo sol que con su lumbre pura
desvanezca las brumas de mi ocaso.

Rafael Escobar Roa

A mi madre

Por los campos azules
caminaba mi madre
transparente y diáfana
como tarde de abril.

Al rasgarse una nube
la vi cual una diosa,
mas bella que la aurora
mas bella que la flor.

Sus ojos al mirarme
irradiaban dulzura,
y me tendió sus brazos
con infinita ternura. 

No pude contenerme,
la llame suplicante:
Madre, madre, -le dije-
! Mi madrecita amante…! 

Los sollozos me ahogaban,
de mis ojos las lágrimas
por mi cara corrían
y la tierra reseca, humedecían. 

“No llores, hija mía
– oí que me decía-
No llores, hija mía, 
turbas mi corazón” 

Vi por un instante
nublarse su semblante
y tuve mucho miedo
verla desaparecer. 

! Oh, madre, madre santa !
no quiero verte triste,
lo único que quiero
es irme allá con vos. 

Pues, sé que son las madres,
amor de los amores,
los ángeles custodios
y el corazón de Dios.

Edda Aguilera de Arce

Poemas conmovedores para una madre

A mi madre que me guía

Oh madre querida!
Te agradezco por haberme dado la vida,
por brindarme tu cuidado y protección,
por ayudarme sin ninguna condición…
¡Eres tan maravillosa!
Momentos difíciles,
he tenido que pasar,
pero con tus sabios consejos,
he podido continuar.
Eres una madre genial,
porque siempre te preocupas,
de mi bienestar,
me escuchas,
me guías,
y me comprendes.
Eres mi guía, madre querida…

Anónimo

Madre

Tu mirada de amor
descubre lo que otros no quieren ver.
Tu nobleza
te hace apreciar lo que los demás desprecian.

Tu amor desinteresado
te hace defender a los pequeños
que otros atacan o menosprecian.
Tu presencia
despierta confianza, amor a la vida
y esperanza en un futuro mejor.

Anónimo

A mi madre

Te fuiste de mi lado.
En silencio fue tu partida.
Mi corazón se ha desangrado
por tan súbita despedida.

Tu espíritu luchador
A la vida se aferraba.
Más Dios, desesperado,
a su lado te llamaba.

En ángel te has convertido.
Velando por nosotros estás.
Aguardando que se cumpla la cita
de reunirnos en la eternidad.

Sin embargo, me parece tan lejos…
Quisiera ahora poderte abrazar.

Te busco, te llamo. No te encuentro.
Dime… ¿Cómo me he de consolar?

Tu amor incalculable
mis faltas por alto pasó.
Porque el querer de una madre,
ese, no tiene comparación.

Sé que en el cielo habitas.
Al lado de Dios has de estar.
Aguardaré paciente el día
En que nos volvamos a encontrar.

Entonces será para siempre.
Nada ni nadie nos podrá separar.
No temeré cuando llegue mi momento
pues tu presencia me confortará.

Me esforzaré por ganar el cielo
para no perderte nunca más.
Mientras tanto, guía mis pasos.
Ilumina mi senda, enséñame el camino.
Que tu presencia me rodee siempre
hasta que se cumpla mi destino.

Anónimo

Poemas para el día de la madre que rimen

Mi gran amor

El amor más grande de mi vida,
El amor más sincero de la vida,
El amor más delicado en la vida,
Es el amor que nunca se marchita.
Como el tuyo madre mía,
Es más grande por que nunca se olvida,
El más sincero por que es el único verdadero,
El más delicado por que se rasguña y se lastima
Tu amor madre mía, es el amor que nunca olvidaría,
No lo olvidaría, por que sería como olvidar mi vida,
Pero olvidar no podría, gracias a aquella palabra
Tan sencilla, amor, si amor mamá mía…

La luz que me recogió

Mamá, hoy es un día muy especial
Sé que tu no me diste la vida,
pero eres como si lo fueras de verdad.
Esa señora, sin dudarlo me abandonó
Pero una luz apareció delante de mi y me recogió.
Soy adoptada, pero aún así te llamo mamá,
Porque tú me mimaste, me alimentaste y me diste a quien amar.
Eres la mejor mamá que hay, y por eso
pídeme lo que sea y lo haré sin dudar.

¿Sabes lo que mejor me gusta más de ti?
Que en los momentos más difíciles, has estado junto a mí.
Me ha hecho grande, y he encontrado un amor…
pero no te preocupes, no me olvidaré de ti,
porque eso no tiene perdón de Dios.
¡Te quiero mamá, y por eso en mi corazón,
ahora y para siempre estarás