Refranes

¿Qué es un refrán?

Un refrán es un juego de palabras o dicho que se establece en el tiempo, y que es perteneciente a una cultura, nación o folclore en particular. Existen refranes que solo son conocidos por una comunidad, mientras que otros son capaces de romper y barreras nacionales, siendo conocidos en todo el mundo. Un refrán, además, rompe barreras cronológicas ya que puede ser transmitido por muchos años, de generación en generación. Otra particularidad de los refranes es que intentan transmitir un consejo o una advertencia de forma novedosa o llamativa, a través de un original uso de palabras y elementos de la realidad popular.

Un refrán es una sentencia muy antigua que se ha incorporado a nuestro lenguaje coloquial de forma cultural y que lleva inscrito un mensaje que puede servirnos para vivir mejor o resolver ciertos problemas propios de la vida. Se caracteriza por contar con una estructura que se apoya en la rima y la consonancia para poder ser recordada con facilidad.

Los refranes datan de una época en la que no existía lenguaje escrito; de ahí su estructura tan característica: brevedad y sonoridad. A nivel histórico han servido para dejar constancia de las normas morales de los diferentes pueblos, para que las futuras generaciones tuvieran un punto de referencia a la hora de dictaminar leyes y códigos de convivencia.

Refranes con su significado

A lo hecho, pecho. 
Asumir las consecuencias de las propias acciones.

De tal palo, tal astilla. 
Se utiliza para referirse a la herencia o la similitud entre dos personas que provienen de la misma familia o lugar.

No es oro todo lo que reluce. 
No hay que confiar en las apariencias.

Al mal tiempo, buena cara. 
Tener una actitud positiva a pesar de los problemas.

En boca cerrada no entran moscas. 
Se refiere a la prudencia de no decir lo que no es relevante, callar para no meterse en problemas sin necesidad.

Dinero llama dinero. 
Se refiere a que las personas con grandes riquezas pueden aumentar sus beneficios y su fortuna.

A falta de pan, buenas son tortas. 
Conformarse con lo que se tiene.

Más vale prevenir que lamentar. 
Denota la importancia de tener precaución y tomar medidas para evitar males mayores.

Cada oveja con su pareja. 
Referido usualmente al matrimonio o a la amistad, a la elección de una persona con quien se compartan gustos.

El mundo es un pañuelo. 
Expresión utilizada al encontrarse con alguien conocido, a quien no se le veía en mucho tiempo, en el lugar menos pensado.

Refranes cortos

Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia.

A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Nunca es tarde para bien hacer; haz hoy lo que no hiciste ayer.

A camino largo, paso corto.

Octubre vinatero, padre del buen cuero.

Ira de hermanos, ira de diablos.

A caballo regalado, no le mires el diente.

A cada cerdo le llega su San Martín.

A buen hambre no hay pan duro.

Mezcladas andan las cosas: junto a las ortigas nacen las rosas.

Refranes populares

Quien no buscó amigos en la alegría, en la desgracia no los pida.

Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia.

Refranes de amor

No hay otro amor que se compare con el primero.

No hay otra cura para el amor más que el matrimonio.

El que no ama, no se desilusiona.

Sabes a quien amas, pero no sabes quién te ama.

La mujer con su marido, en el campo tiene abrigo.

Amor de madre, ni la nieve lo deshace.

Amor mal correspondido, ausencia y olvido.

Entre amar y aborrecer, poco trecho ha de haber.

El corazón fuerte, a la desgracia vence.

Ni abril sin flores, ni juventud sin amores.

A quien feo ama, hermoso le parece.

El amor es como el agua que no se seca.

A la fuerzas del amor, el que huye es vencedor.

El que se enfada en la boda, la pierde toda.

A la boda del herrero, cada cual con su dinero.

Refranes mexicanos

Al hombre se le conquista por el estómago.

Lo cacharon con las manos en la masa.

A falta de amor, unos tacos al pastor.

Ahora es cuando chile verde, haz de darle sabor a mi caldo.

Chiquito pero picoso

Barriga llena, corazón contento.

A todo se acostumbra uno menos a no comer.

Este arroz ya se coció

Se le están quemando las habas.

Este hueso es duro de roer.

Solo la cuchara sabe lo que hay al fondo de la olla

El que tiene más saliva, traga más pinole.

Olla que mucho hierve, sabor pierde.

No hay de queso, nomas’ de papa.

Hasta al mejor cocinero se le va un tomate entero.

Refranes para niños

A palabras necias, oídos sordos.

A la cama no te irás sin saber una cosa más.

El que tiene boca se equivoca.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Tras la leche, nada eches.

Aunque la mona vista de seda, mona se queda.

Bueno y barato no caben en un zapato.

Al saber lo llaman suerte.

Cada maestrillo tiene su librillo.

A las diez, en la cama estés y mejor antes que después.

Con virtud y bondad se adquiere autoridad.

Cinco no son montón, pero siete ya lo son.

Cree el ladrón que todos son de su condición.

Cada perro con su hueso.

Cría fama y échate a dormir.